miércoles, 26 de septiembre de 2012

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE GUARDAR SILENCIO EN UNA SALA DE RECITALES?

La música, la declamación, la poesía y el teatro son artes en los que intervienen, muchas personas: el compositor, los declamadores, los actores, intérpretes y el público: este último es participante final en el proceso, a veces largo y otras veces corto, de creación y puesta en escena de una obra musical.

Como todos sabemos, existen muchas clases de música, declamación, actuación y cada una se escucha de una manera diferente. En un concierto de rock, por ejemplo, el público salta, canta y baila con el interprete  que está en el escenario. Generalmente estos conciertos son en espacios grandes y no se necesita auditorio porque generalmente se realizan al aire libre. También conocemos otros ritmos alegres con los cuales nos ponemos de pie y bailamos tan pronto los escuchamos, y otros que podemos apreciar mientras realizamos otras actividades.

Los festivales de declamación, los conciertos sinfónicos o de cámara se llevan a cabo en una sala de conciertos o en Auditorios cerrados donde existe buena acústica.                        En ellos, los intérpretes y los oyentes necesitan concentración y cualquier ruido extraño acaba con ella. En este tipo de programas los asistentes pueden disfrutar plenamente en la experiencia de oír la música y los sonidos mas bellos de la voz mediante la articulación de la palabra en vivo, si siguen cada nota del discurso musical y/o poético, y esto solo se puede lograr si hay silencio. Por esta razón es importante que los concursos de declamación y/o recitales se realicen siempre en escenarios cerrados.

El silencio nos permitirá, al igual que a los intérpretes y demás integrantes del público, dejarnos envolver por la maravillosa magia de la música y la poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada